Nicolás Ortiz

El blog de Nicolás Ortiz

El país del no se puede (III)

Posted by Nicolás Ortiz On febrero - 21 - 2014

posible_imposibleLos nosepuedistas son cada vez más en el Uruguay. Soñar y hacer han quedado fuera de la agenda, al menos, del gobierno de turno.

Trabajé en el Liceo Jubilar el año pasado. Lo primero que hacen con uno al entrar es vacunarte contra el nosepuedismo. Convencidos todos de que un mundo mejor es posible, la combinación de docentes comprometidos y trabajo profundo con las familias de los estudiantes hacen viable el éxito. El desafío no pasa por cumplir un programa, sino por hacer que los chicos aprendan a pensar y adquirir las habilidades que les permitan ser lo que quieran ser. Tan es así, que muchos exalumnos del liceo han podido completar ya sus estudios terciarios, o están en vías de hacerlo. Impulso y ahora Providencia van por el mismo camino, así como algún aislado liceo público.

Read the rest of this entry »

El país del no se puede (II)

Posted by Nicolás Ortiz On marzo - 25 - 2013

posible_imposibleEl nosepuedismo está instalado en el Uruguay.

Juan Pedro Tinetto, Director del Consejo de Educación Secundaria, y Wilson Netto, Presidente del Consejo Directivo Central, declararon que es inviable replicar el modelo del Liceo Jubilar en el sistema educativo público.

Como primera reflexión, es en mi opinión inentendible que personas que se supone están llamadas por un gobierno, electo éste último por un pueblo, para cambiar las cosas que no funcionan digan que algo no se puede hacer.

Los políticos trazan visiones de país, muestran fotos de un futuro posible e intentan plasmar todo eso en la realidad. Un gobierno se pone en marcha para conducir por los caminos de hacer que las cosas pasen. Pero en Uruguay es diferente; es todo lo contrario.

Ni el Presidente de la República -que ya confesó haber tirado la toalla en lo que a educación se refiere-, ni Tinetto, ni Netto, ni nadie puede decir que algo que es bueno no se puede hacer. En 1876 con 24 años, José Pedro Varela ya estaba pensando en reformar la educación. ¡¡¿¿Qué es lo que no se puede??!!

Tinetto expresó: “[…] hay un detalle muy importante en la aplicación del sistema de ese liceo, que está en lograr los compromisos familiares: el sistema no los puede condicionar a los alumnos, y tenemos que atender también a aquellos que no tienen ningún apoyo de la familia”.

¿Alguien habló de condicionar a los alumnos? ¿Lograr compromisos de parte de la familia implica abandonar a los alumnos que no la tienen?

Dijo Netto: “El Liceo Jubilar tiene un determinado cupo para atender a los estudiantes, mientras que el Consejo de Educación Secundaria atiende a todos los jóvenes por igual. […] Los alumnos del Jubilar deben demostrar su compromiso con el estudio para permanecer en el centro; en tanto, Secundaria no repara en este aspecto para garantizar la continuidad en el liceo.

¿Quién habló de generar  cupos en la Educación Media? ¿Acaso alguien propuso atar el compromiso con la permanencia en el centro educativo?

Para algunos programas del Ministerio de Desarrollo Social se pueden pedir compromisos –del control hablamos otro día-, pero a los padres de los alumnos que asisten al liceo no. No se puede involucrar a los padres con el centro educativo, dándoles la oportunidad de participar en el proceso educativo de sus hijos, e incluso que ellos mismos tengan la chance de educarse allí si así lo quieren. No se puede hacer partícipes a los adultos en las decisiones del liceo junto con las autoridades.

No se puede generar una estabilidad docente que evite el profesorado taxi y que los docentes puedan permanecer en una institución el mayor tiempo posible –cuestión que por cierto el CES cree que se soluciona dictando una resolución absolutamente inaplicable, que implica que no deben haber más módulos de 80 minutos para las asignaturas y que todas las horas deben ser de 40 minutos. Así los docentes en vez de ir dos veces por semana al instituto tienen que ir cinco veces; cosa que funcionaría fantástica si no tuviesen que ir a otros seis liceos para completar su paquete de 50 horas semanales para poder vivir y mantener una familia-.

En el Jubilar no hacen magia. Y tampoco en el liceo 43 de Rincón del Cerro –que el mismo Netto mencionó como ejemplo- , ni en muchos otros centros públicos y privados donde los resultados son buenos. Hacen muchas de las cosas que mencioné -donde por cierto los docentes no son súper hombres y súper mujeres sino los mismos que entran a las aulas de otros liceos-.

Y esto no es una cuestión de cruces ni de tornillos. La cosa es que reformar, cambiar, transformar y jugársela son cosas que en Uruguay ya fueron.

No quiero más políticos ni jerarcas enfermos de nosepuedismo. Las urnas de 2014 espero sean una buena vacuna para este mal crónico y pandémico.

TAG CLOUD

About Me

\"Siempre hay un camino bueno para los hombres buenos y de fuerte voluntad.\"

Twitter

    Photos

    17082010424170820104231708201042017082010419