Nicolás Ortiz

El blog de Nicolás Ortiz

La cobardía de agraviar

Posted by Nicolás Ortiz On enero - 18 - 2012

El coraje de liderar” se llama una columna de opinión, publicada este lunes 16 de enero, en el sitio web de Alianza Nacional (alianzanacional.com.uy), firmada por el señor Santiago González. En ella el articulista elogia las acciones de su líder, Jorge Larrañaga, lo cual está dentro de lo esperable. Lo curioso, y que a su vez amerita estás líneas, es que González arremete contra Pedro Bordaberry y el Partido Colorado. Algo que es moneda corriente de un tiempo a esta parte. Y cada vez que nos ataquen, saldremos a responder, a pesar de que ello ocurra diariamente.

Dice el señor González que su sector y su líder le ha reclamado al gobierno por propuestas sobre seguridad y “que se dé un vuelco en la gestión de un Ministerio del Interior que hace agua”. Esa afirmación no parece corresponder con la pronunciada por el doctor Larrañaga, al decir que el actual titular de esa Cartera es el mejor ministro que ha tenido el FA allí.

Luego González se bate el parche, adjudicándole a su sector el acuerdo que eventualmente se llegue en materia educativa. Todos -gobierno y oposición- tenemos derecho a resaltar lo que entendemos es nuestra obra. Lo que no tenemos derecho es a no hacer las cosas si estamos de acuerdo con el objetivo.

El articulista le reprocha al presidente Mujica que se enojó y atacó a toda la oposición, sin reparar en que su sector se para distinto. Algo así como ‘no me peguen, soy de Alianza’.

El citado dirigente justifica la visita de su líder a la quinta del Presidente y señala que esas acciones son para levantar la bandera de los que no tienen voz. Sin embargo critica a Pedro Bordaberry y al Partido Colorado por las acciones que en materia de seguridad se llevaron a cabo y las tilda de electorales. Gran maniqueísta González. He allí los buenos, los salvadores de los desvalidos; he aquí los malos, que vemos un voto en cada rostro. ¡Por favor González!

Conductores y conducidos

Para el articulista, su líder es un conductor que, a pesar de ir contra la corriente, toma las decisiones más acertadas para la población. Por contraposición, para él Pedro Bodaberry es un conducido por sus asesores. El señor González le falta el respeto al Partido Colorado, a nuestro sector Vamos Uruguay y también al líder del mismo. Antes de hacer afirmaciones, debería informarse.

La decisión de exigirle y ponerle plazos al gobierno en materia de seguridad, y de llevar el tema a la Convención Nacional, la tomó una asamblea soberana de nuestro sector en setiembre de 2010, en el departamento de Rocha, unas horas después de homenajear a Adauto Puñales; encuentro éste en el que participó, entre otros, el diputado nacionalista de aquel departamento.

Luego, en noviembre de ese año, fue la Convención Nacional del Partido, quien -como es obvio-, soberanamente, decidió ante la falta de respuestas del gobierno, lanzarse a la consulta ciudadana.

Los agraviados por González son entonces cada uno de los convencionales nacionales que entendieron que ese era el camino, que representan además a los ciudadanos colorados que votaron en las elecciones internas.

Es más: agravia a los 300.000 ciudadanos colorados, blancos, independientes y frenteamplistas que han entendido que la solución pasa por la reforma constitucional que hemos propuesto.

La salida de la crisis

El articulista, nos adjudica que estamos en una posición cómoda, donde a todo decimos que no. Esa es otra falacia. Es el gobierno el que le ha dicho que no a todas las propuestas aportadas por la oposición. Dice “no es la misma actitud la que tiene [Pedro Bordaberry] en este tema [la seguridad] que con el resto de los problemas del Uruguay”. La gente sabe a las claras que Pedro Bordaberry, el resto de los legisladores colorados, y todo el partido en su conjunto ha trabajado en todos los temas donde el país reclama soluciones. Los proyectos de ley presentados, los documentos producto del trabajo de muchos correligionarios volcados en las comisiones interpartidarias convocadas por el Presidente, etc., hablan por sí solos. Y por cierto nosotros no necesitamos “primeriar” en todos los temas, como parece ser la estrategia de otros.

Esa actitud que nos señala, se parece bastante a la realizada por su sector en el último gobierno colorado. A pesar de sostener lo contrario, no fueron pocas las leyes de importancia, que en horas cruciales necesitaba el país, que hasta último momento se dudaba si se contaba con los votos de Alianza Nacional.

Ya que reclama memoria, desde aquí recordamos que en octubre de 2002, cuando la crisis todavía persistía, fue el senador Larrañaga -quizás conducido por las voces que dice González- el que arrastró a su partido a romper la coalición de gobierno, poniendo de ese modo en duda las mayorías parlamentarias suficientes para tomar las decisiones acertadas y urgentes que el país debió adoptar.

Dice el articulista que Larrañaga no midió allí “costos políticos”. Sin embargo, y siempre en tren de hacer memoria, no se le recuerda esa actitud cuando hubo que defender la Ley de Asociación de ANCAP, en el referéndum de 2003. Actitud que sí adoptó el entonces presidente del Honorable Directorio del Partido Nacional, Luis Alberto Lacalle, pocos meses después contendiente de Larrañaga en la interna nacionalista.

Tampoco la afirmación coincide con la publicidad de una encuesta, que hizo trascender el propio Larrañaga el año pasado, donde según él su actitud de acercamiento a Mujica lo va posicionando para 2014. Si esto no es estrategia electoral pura y dura, ¿qué es?

Las jugarretas

Dice González que “no podemos vivir en chicanas, en discursos sin contenido, en jugarretas de campaña electoral”. ¿A qué se refiere? ¿Será al llamado a la Comisión Permanente al Ministro Bonomi que promovieron los legisladores de su sector con el apoyo del Partido Colorado?

Dice, además, que “la solución no es decir, nosotros lo vamos a hacer mejor o nosotros lo hicimos mejor. Eso es para una tribuna que día a día se achica más”. Evidentemente aquí el articulista alude al eslogan de su partido: “con los blancos se vive mejor”.

Para este dirigente debemos terminar “con sonseras. Seamos capaces de ser lo que la gente nos pidió en las urnas”. Lo que la gente expresó en las urnas fue que el Frente Amplio gobernara -cosa que no hace- con mayoría absoluta, ínfima, pero absoluta al fin. Y que los otros tres partidos ejerzamos la oposición. Lo que se hace o no se hace es exclusiva responsabilidad del gobierno.

Sí comparto con el articulista que “las peleas, los agravios, los insultos, hacen que la sociedad cada día crea menos en la más noble de las tareas que un ciudadano puede realizar que es la política”. Su columna no es el mejor ejemplo en ese sentido, cuando apuesta al agravio hacia Pedro Bordaberry y le falta así el respeto a nuestro partido.

Leave a Reply

TAG CLOUD

About Me

\"Siempre hay un camino bueno para los hombres buenos y de fuerte voluntad.\"

Twitter

    Photos

    17082010424170820104231708201042017082010419