Nicolás Ortiz

El blog de Nicolás Ortiz

El que nos calla, ¿otorga?

Posted by Nicolás Ortiz On marzo - 21 - 2012

El Estado uruguayo en el día de hoy reconocerá su responsabilidad en el caso Gelman. Así nos lo indica la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Uruguay acatará este fallo internacional como corresponde. Más allá de la formalidad, no cabe duda de la trascendencia de este hecho, de su profundidad, de sus implicancias y de su simbolismo. Hasta acá de acuerdo.

Considero, sin embargo, que la actitud del Presidente Mujica en este tema ha estado lejos de ser la de un estadista. Muy lejos.

Breccia dijo ayer: “Estimamos haber llegado a una intervención del Presidente con los máximos consensos. Esa es nuestra expectativa y creo que existen fundamentos sólidos para que así sea”. Es cierto que los contenidos del discurso debían ser acordados con la familia Gelman, lo cual es otro requerimiento de la Corte. Pero digo, ¿no es actitud de estadista, si se pretende realizar un acto con ciertas características donde todo el Estado (Poder Ejecutivo, Poder Legislativo y Poder Judicial) se encuentre representado y en aras de construir entendimientos, que el contenido del mensaje del Presidente hubiese sido previamente conocido y construido por todos los partidos políticos? Hace tres meses que se viene gestando este discurso de 5 carillas y 10 minutos.

Pues ocurrió todo lo contrario. A los hechos me remito, puesto que en reunión mantenida entre  Breccia y el Partido Colorado, el secretario de la presidencia informó el contenido del mensaje sin opción para los colorados de realizar un análisis profundo y meditado, en un tema de Estado y tan sensible para los uruguayos todos. Ni siquiera se le permitió hacerse con una copia de las 5 carillas.

¿Acaso hay algo para esconder? ¿Por qué tanto secretismo en el contenido de un mensaje que, en definitiva, nos involucra a todos? ¿Es que las palabras del Presidente de la República van más allá y trascienden el cumplimiento del fallo de la Corte Internacional? No lo sabremos hasta esta tarde, pero si así se da, considero que puede resultar un abuso sesgado para un tema que aún hoy divide a los uruguayos y para el cual no se han encontrado todavía los caminos definitivos para la reconciliación.

Así las cosas, el Partido Colorado le planteó a Mujica la posibilidad de hablar en el acto. Con ninguna animosidad de tirar abajo el espíritu de la convocatoria, como ya lo ha expresado el partido, aunque desde otras veredas se ha dicho lo contrario, sino por cómo se configuraron los hechos.

A las 17:20hs. del día de ayer la Secretaria General del partido, a la salida de la reunión con el Presidente, informaba de la buena disposición del Poder Ejecutivo para analizar la propuesta de expresarnos en el recinto de la Asamblea General, comprometiendo una respuesta a la mañana del día de hoy. Sobre las 19hs. el partido emitió dos comunicados referidos a este asunto. Al menos mi sorpresa fue ver a Breccia al inicio de los informativos de la tarde hablando del categórico y diligente NO a nuestra petición. Una hora más tarde comunicó la decisión a Martha Montaner.

¡Así no che! Un tema de Estado no debe manejarse de esta forma. Pero más allá de la forma, Breccia argumentó el no expresando que la Corte estableció que las características del acto de asunción de responsabilidad por parte del Estado uruguayo deberán acordarse con las víctimas o sus representantes”. Se nos ha convocado a firmar muchísimos acuerdos y a constituir un sinfín de comisiones interpartidarias para construir políticas de Estado. Pero para este tema tan importante, no. No ha lugar.

Para seguir dijo: “la solicitud por parte del Poder Ejecutivo para realizar el acto en la Cámara de Representantes fue votada de conformidad por la Cámara de Representantes sobre un pedido realizado por el Poder Ejecutivo para realizar un acto con determinadas características, en donde estaba previsto solamente la intervención del señor presidente de la República.” Estuve presente en esa sesión, levanté mi mano para conceder el recinto, pero no recuerdo nada acerca de la sola y exclusiva intervención del Presidente. No ha lugar.

Nada de estadistas hay en todo esto. No lo hubo en la previa y no lo hay ahora.

Ahora bien, los legisladores también son el Estado. Son el Poder Legislativo, son los representantes del pueblo. Todo es símbolo y por algo el Poder Ejecutivo solicitó el recinto de la Asamblea General, y esto está bien. Pero el que ahora nos calla, no nos otorga la libertad para decir lo que pensamos. El mismo Breccia dijo que este acto es de asunción de responsabilidad por parte del Estado y por eso los legisladores han sido invitados porque son representantes de la nación (http://www.presidencia.gub.uy/wps/wcm/connect/presidencia/portalpresidencia/sala-de-medios/audios/acto-21-de-marzo-breccia).

Nada de esto sin embargo se verá plasmado en los hechos esta tarde.

Ser estadista implica elevar la mirada. Cuando eso ocurre la libertad aflora sin condicionamientos. Sin estadistas, y con gobernantes que nos callan, el Uruguay va perdiendo la grandeza que siempre tuvo.

George Bernard Shaw dijo: “No busquemos solemnes definiciones de la libertad. Ella es sólo esto: responsabilidad.” Responsabilidad de las mayorías en otorgar y asegurar la libertad. Responsabilidad de las minorías para ejercerla y reclamarla. Sólo así se construye.

Leave a Reply

TAG CLOUD

About Me

\"Siempre hay un camino bueno para los hombres buenos y de fuerte voluntad.\"

Twitter

    Photos

    17082010424170820104231708201042017082010419