Nicolás Ortiz

El blog de Nicolás Ortiz

El país del no se puede (III)

Posted by Nicolás Ortiz On febrero - 21 - 2014

posible_imposibleLos nosepuedistas son cada vez más en el Uruguay. Soñar y hacer han quedado fuera de la agenda, al menos, del gobierno de turno.

Trabajé en el Liceo Jubilar el año pasado. Lo primero que hacen con uno al entrar es vacunarte contra el nosepuedismo. Convencidos todos de que un mundo mejor es posible, la combinación de docentes comprometidos y trabajo profundo con las familias de los estudiantes hacen viable el éxito. El desafío no pasa por cumplir un programa, sino por hacer que los chicos aprendan a pensar y adquirir las habilidades que les permitan ser lo que quieran ser. Tan es así, que muchos exalumnos del liceo han podido completar ya sus estudios terciarios, o están en vías de hacerlo. Impulso y ahora Providencia van por el mismo camino, así como algún aislado liceo público.

Un docente de Educación Secundaria, frenteamplista, con mucha experiencia en el ámbito público y con el que converso asiduamente, me decía que la inclusión tiene que implicar trabajar con las familias de los alumnos y que es una de las grandes fallas de lo público.

Nosepuedistas en acción

El Senado de la República levantó el receso parlamentario para ocuparse de cuatro proyectos presentados por el Partido Colorado. Y el nosepuedismo se instaló en el Parlamento.

Constanza Moreira dijo sobre la creación de liceos públicos de gestión privada: “Pasar a otro sistema educativo es aumentar el componente privado en la educación y nosotros pensamos que no resuelve nada.

Si la preocupación es el aumento del componente privado –desde una lógica un tanto arcaica que daría para discutir largamente en artículo aparte-, olvida Moreira, y todo el Frente Amplio que opina igual, lo fácil que puede resultar, por ejemplo, que el Consejo de Educación Secundaria tenga un ojo encima de estos centros para que la educación siga los carriles que tiene que seguir y cumpla con los objetivos que se pauten. Y es que además esto va de suyo. Pero parece que la aprobación de este proyecto implicara que el Estado dejará al gestor del centro hacer lo que le plazca.

Y agregó Moreira sobre los 200 días de clase: “Hay toda una discusión pedagógica sobre si son horas de clase directa u horas de clase con otras horas de acompañamiento de enseñanza curricular. […] Esta vía es un poco más productiva que fijar a través de una ley un número clases que se tengan que dar.

Mientras algunos colegios privados en Uruguay aplican el “método Singapur” con éxito, que entre otras cosas implica más horas de clase, el Frente Amplio se inmiscuye en la pequeñísima discusión de si este tiempo debe ser de clase directa o de otro tipo. No se lo nota asimismo muy preocupado en saber en qué se destina el tiempo pedagógico en esos colegios habilitados por Secundaria.

Sin embargo a los nosepuedistas les resultó fantástica la comparecencia del Ministro Erlich el día anterior en el mismo Senado porque “permitió tener una visión global del sistema educativo”, según Ernesto Agazzi.

Seguir sacando fotos y agregando diagnósticos nada aporta si nadie va a animarse a reformar en serio. Tampoco el número mágico de Tabaré Vázquez solucionará nada por sí solo.

La discusión del aumento de la inversión debe ser posterior a hablar de lo perimido del formato de liceo público, que hay que cambiar el modelo afrancesado e ilustrado por algo más parecido a la UTU y la UTEC, lo que implica hablar de una nueva formación docente de calidad universitaria, en un país donde sólo el 54% de los profesores ejercen la docencia con título. La Universidad de la Educación está trancada, dicho sea de paso, por los nosepuedistas.

“Sui generis”

Agazzi consideró la sesión del Senado donde se pretendieron tratar los proyectos del Partido Colorado como una “reunión sui generis”.

Sui generis fue que los proyectos volvieran a la comisión donde estuvieron ya muchos meses, para que en dicha comisión el Director de Educación Luis Garibaldi cuestionara todas las propuestas y las considerara inconvenientes. No se puede.

Crear un centro público-privado de educación implicaría para el jerarca que “[…] lejos de resolver la problemática que pretende enfrentar agregaría nuevas y seguramente más profundas inequidades.” Lamentable pensamiento. Lo que hay que preguntarse es si los niños de Casavalle tenían más o menos oportunidades o eran más o menos iguales a otros antes del Jubilar y del Impulso. Sui generis.

Lo cierto es que este tema no pasa por hablar de 6%, de lo que se hizo bien o de “animalitos”. Hay que hablar con seriedad y respeto de la gran reforma que se necesita en la educación y de cambiar para mejor.

Es por todo esto que quiero –y por lo que no quiero- que si soy electo Diputado este año, voy a solicitar trabajar en la Comisión de Educación y Cultura de la Cámara de Representantes.

Leave a Reply

TAG CLOUD

About Me

\"Siempre hay un camino bueno para los hombres buenos y de fuerte voluntad.\"

Twitter

    Photos

    17082010424170820104231708201042017082010419