Nicolás Ortiz

El blog de Nicolás Ortiz

Archive for abril, 2013

Acuerdo sí

Posted by Nicolás Ortiz On abril - 29 - 2013

urna1En la última elección departamental apoyaron al Frente Amplio el 45,9% de los montevideanos. El resto optó por otro partido político, por votar en blanco o por anular su voto.

Un acuerdo en Montevideo para las elecciones departamentales de 2015 es una buena oportunidad para brindarles a los ciudadanos que no optaron por la mayoría una alternativa real de cambiar las cosas.

Nada de malo tiene generar acuerdos entre los partidos en pos de concebir una propuesta para una ciudad mejor. Serán pautas comunes y mínimas de lo que creemos es la ciudad que nos merecemos.

¿Significa esto una renuncia a algo? No. El acuerdo permitirá la presentación de hasta tres candidatos. Luego de consensuada la ciudad común que soñamos, cada candidato tendrá su propio perfil y la libertad para proponer otros qué y otros cómo. Y es que tiene que haber margen para esto, puesto que claro que los colorados y los blancos tenemos diferencias y las vamos a seguir teniendo. Recoger la basura, mejorar los espacios públicos y poner picos de luz, no son cosas que dependan de la divisa en nuestra frente. En esas nos pondremos de acuerdo. Y en las otras cada candidato verá la impronta que deja de acuerdo a su color.

El sistema político uruguayo exhibe ejemplos exitosos de este tipo de entendimientos. Creo que una gran fortaleza que tiene el Frente Amplio es el amplio espectro político que compone su interna. Este partido ha tenido la capacidad de generar los acuerdos necesarios que los han llevado al gobierno, aún con las diferencias y visiones a veces radicalmente disímiles de cada uno de los sectores que lo conforman. Esto ha tenido sus contras, pero en todo caso son obstáculos salvables si se sabe gobernar (que no ha sido el ejemplo del Frente Amplio precisamente; pero eso es harina de otro costal).

El balotaje que prevé el sistema electoral uruguayo es otro ejemplo. Si esta instancia existe, habilita a que los partidos que acceden a la segunda vuelta puedan generar acuerdos políticos; apoyos y acercamientos éstos que en algunos casos terminan siendo necesarios para habilitar la gobernabilidad de un país. Sano al fin.

Algunas voces se alzan en contra respecto a la idea de un acuerdo. Dicen que si se hace “para ganarle a otro” no está bien. ¿Y qué tiene de malo intentar ganarle a otro que consideramos que hace más de 20 años gestiona no de la mejor manera una ciudad que podría ser una capital ejemplar de América? Hubo épocas en que los batllistas y los riveristas, a pesar de sus profundas diferencias, y los últimos más cerca del conservador Partido Nacional, se mantenían unidos bajo el lema Partido Colorado porque al final del día los blancos no eran opción para gobernar.

Dicen esas mismas voces que la creación de un lema nuevo “aniquila la identidad de los partidos fundacionales”, que el “partido rosado” atenta contra la mismísima existencia de las colectividades fundadas por Rivera y Oribe. Es cierto que quizás el balotaje departamental hubiese sido la mejor opción –como originalmente propuso el Partido Colorado-, pero siendo el espíritu de la creación de un nuevo lema el descrito y el mismo que el de un balotaje, entonces ninguna de esas voces puede sostenerse.

Por otro lado digo que si vamos a comenzar a recorrer esta senda, que es cierto implica una ingeniería electoral cuidadosa, es deber de los que apoyamos la idea explicarle a la gente por qué queremos hacer esto, y qué es lo que verdaderamente nos mueve a hacerlo: el Montevideo que nos merecemos.

Claro que ya han surgido y seguirán surgiendo hechos políticos que opacan el verdadero trasfondo –pensar en un nombre para el nuevo lema antes que inundar de contenido la propuesta, internas intestinas que restan valor-; pero serán ellos en todo caso una primera oportunidad para saber como concebimos algunos el acuerdo y en qué términos lo están pensando otros.

Finalmente, todo esto será sometido al voto de los montevideanos. Luego, vox populi vox dei. Si la gente elige esa propuesta nos pondremos a trabajar para cumplir con aquello que acordamos. Y si no, será ese un momento para darnos cuenta que el camino fue errado. Lo que sí es cierto, es que si no probamos hacer algo diferente que habilite una alternativa, quizás perdamos una buena oportunidad.

TAG CLOUD

About Me

\"Siempre hay un camino bueno para los hombres buenos y de fuerte voluntad.\"

Twitter

    Photos

    17082010424170820104231708201042017082010419